viernes, 9 de mayo de 2014

Concurso Culturas

El IES Carolina Coronado está participando este año en el “Concurso Culturas” organizado por el Comité Extremeño contra el racismo, la xenofobia y la intolerancia. Pretende que los jóvenes de la región se impliquen en la lucha contra cualquier tipo de discriminación, empezando por el conocimiento para después crear mensajes en “código joven”, de “tú a tú”, cercanos y atractivos que lleguen al resto de los jóvenes. Todo para contribuir al cambio de actitudes y valores respecto a la diversidad, para construir un mundo más justo, equitativo y respetuoso con los derechos de todos los seres humanos. A lo largo del curso escolar hay que superar cuatro pruebas o “cosechas” sobre diferentes tipos de discriminación. Se trabaja el tema durante varias semanas y después se entrega un producto final o “fruto” que consiste en un mensaje dirigido a jóvenes para evitar que esas situaciones de discriminación se produzcan. Aquí queremos compartir con tod@s los “frutos” producidos desde el Instituto relativos a la no discriminación por orientación sexual y por la discapacidad. Esperamos que os parezcan atractivos, la ilusión y esfuerzo creemos que ha merecido la pena.

Orientación con el Centro de Alzhéimer

Terapia juvenil para combatir el alzhéimer ( El Periódico Extremadura - 09/05/2014 )


Los jóvenes necesitan conocer que existe una enfermedad llamada alzhéimer y los que padecen esta enfermedad necesitan estímulos para frenar sus consecuencias. De esas necesidades, y de otros objetivos, surgió hace dos años un taller intergeneracional que unen a estos dos sectores.
El instituto Carolina Coronado y la Asociación de Alzheimer Tierra de Barros colaboran para el desarrollo de este taller que está llegando a su fin este curso escolar. Participan unos 25 alumnos de segundo de Bachillerato que acuden dos días a la semana al centro para estar durante una hora. Cada alumno tiene un mayor "asignado", pero realizan las actividades en grupo. Desde talleres de psicomotricidad, multisensoriales o, incluso cuentos.
Para la sesión del pasado martes, los alumnos se prepararon representaciones teatrales de cuentos clásicos con los que hacer recordar a los enfermos.
La psicopedagoga del instituto, Nuria Barbero, explica que de esta forma se acerca la enfermedad a los alumnos, la conocen, se despierta una "ilusión" en ellos y comparten experiencias y conocimientos con los mayores. Su valoración es muy positiva porque los jóvenes "se implican mucho". Uno de ellos, Christopher Vargas, asegura que se crea una relación afectiva entre ellos, aunque haya cosas que no recuerden de una semana a otra.
Por su parte, la psicóloga de la asociación, Malena Galindo, asegura que es una forma de insertarles en la sociedad, de crear un vínculo fuerte de cariño y que es una manera más de estimular a los enfermos. Sus terapias no solo se basan en estar una mañana en una habitación para sumar, restar y contar.